Encuentro con Esteban Navarro: “Uno ha de escribir sobre lo que sabe”

DSC_0082

Fotos: Álvaro Díaz Villamil

“La proximidad entre lector y escritor es esencial, me interesan mucho vuestras opiniones y la impresión que causan mis novelas”. Con estas palabras comenzaba Estaban Navarro su encuentro con lectores, celebrado el martes 8 de abril en la sala de conferencias de la Casa de la Cultura de Azuqueca. En él, el autor de La noche de los peones habló sobre su forma de entender la literatura y su manera de escribir pero también sobre la policía y la sociedad española.

Así, Navarro explicó que escribe desde hace mucho tiempo: “de pequeño me regalaron un diario, uno de esos en el que cuentas por la noche lo que la gente no te escucha durante todo el día. Es curioso cómo las redes sociales han sustituido al diario, hoy en día escribimos en las redes como antes lo hacíamos en el diario, las cosas que hacemos, lo que nos pasa…”. A este primer ejercicio de escritura seDSC_0068 le sumó un segundo: nacido en Moratalla, Murcia, emigró con su familia a Barcelona cuando era muy pequeño. Para los presentes recordó aquellos días en los que “yo escribía las cartas que enviábamos a Moratalla. Mi familia era muy pobre y analfabeta y yo era el único que sabía leer y escribir, así que era el encargado de transcribir las cartas a los familiares y amigos del pueblo. Tenía que escribir pero también tenía que traducir lo que en realidad mi familia quería decir, o darle un poco de color, e intentar explicar las cosas que sucedían. Y ahí nació el escritor”.

Hace 15 años escribió su primera novela La casa de enfrente, obra que se decidió a publicar en Amazon, logrando un gran éxito. Navarro se convirtió, así, en uno de los fundadores de la llamada Generación Kindle, muchos de cuyos integrantes publican hoy ya en papel, avalados por sus numerosas ventas de ejemplares digitales. La redacción de La noche de los peones fue bastante posterior y, justo cuando la estaba terminando, se convocó el Premio Nadal de 2013. “Pues yo la envío”, dice Navarro que pensó. Y así lo hizo. Se olvidó del tema hasta que, en una firma de libros, Lorenzo Silva le felicitó por la obra y, al poco tiempo, un amigo la vio entre las finalistas de aquel año. No logró el premio (“pocas veces se dan premios importantes a gente que empieza”, aseguró) pero consiguió que fuese publicada por Ediciones B.

La noche de los peones es una novela en la que, como aseguró el propio autor, “quería explicar qué ha pasado desde un poco antes de que muriera Franco hasta ahora, cómo hemos evolucionado. Trabajaba el boceto en mi cabeza pensando en el conflicto generacional, en las diferentes mentalidades, las distintas trayectorias… y así quedó plasmado”. Para Navarro, “el escritor debe contar lo no contado, porque para contar lo obvio, mejor que no se ponga a escribir. De ahí que eligiera la noche como escenario de la novela”. Y, sobre todo, “quería humanizar a los policías, alejarnos de esos mitos que nos venden el cine o la propia literatura. Y demostrar que la policía va cambiando a medida que cambia la sociedad”, algo que queda muy reflejado en la novela a través de los diferentes comportamientos de los policías más jóvenes y los más veteranos.

Sobre DSC_0086el género de su obra, Navarro explicó que “cuando escribo una novela, no pienso en que sea una novela negra. Luego es el editor o el librero los que la catalogan así. Pero hay lectores que se sienten estafados, porque esta no es una novela negra o policíaca al uso y, además, hay una mezcla de géneros: según como la mires La noche de los peones puede ser histórica, policíaca o incluso romántica”. En este sentido, el autor también señaló las diferencias entre países: “La casa de enfrente está calificada también como negra pero, por ejemplo, en Estados Unidos, donde las clasificaciones son diferentes, es misterio o intriga”.

Y hablando sobre la novela negra, el autor aseguró que “siempre ha estado de moda, o siempre se ha leído mucho, aunque antes era considerada más como de serie B, como novela de más baja calidad. Sin embargo, su consideración se ha revalorizado definitivamente con la concesión del Premio Planeta, uno de los más importantes de la lengua castellana, a Lorenzo Silva, precisamente, por una novela policíaca protagonizada por una pareja de la Guardia Civil”.

Navarro, que confesó que “no escribo el libro sin tener el título”, explicó, respecto a su forma de enfrentarse al argumento y a quienes lo encarnan, que “yo creo a los personajes y creo el entorno pero no sé lo que van a hacer; les miro cada día, veo lo que van haciendo y lo cuento”. Unos personajes muy de carne y hueso que hemos conocido en La noche de los peones pero cuya trayectoria no acaba aquí, por lo menos en el caso de Diana, la policía más joven: tras licenciarse, la agente será trasladada a Madrid y lo que le ocurre será el argumento de una segunda novela protagonizada por ella que pronto verá la luz.DSC_0079

El objetivo de humanizar a la policía que pretendía Navarro con esta novela se explica no solo en la mitificación exagerada del trabajo policial que muchas series, novelas y películas realizan día tras día sino que también tiene que ver con la propia profesión del autor, miembro del Cuerpo Nacional de Policía. Convencido de que “uno ha de escribir sobre lo que sabe”, Navarro ha volcado en la novela algunas de sus experiencias o de compañeros, aunque también utiliza la obra para reflexionar sobre situaciones como la que vivió el Nani: “es inconcebible que alguien entre en una comisaría y se pierda. A mí me parece una brutalidad y empecé a documentarme pero, la verdad, no encontré mucho al respecto. Es propio de otras épocas, no de la democracia”.

Profundizando en la actualidad y hablando del trabajo policial, Navarro afirmó que “no entiendo esas imágenes que se ven a veces con los policías de un lado y la gente de otro, como si fuésemos dos sociedades diferentes. Todos somos personas y pagamos hipoteca”. Preguntado por la situación de la mujer dentro del Cuerpo de Policía, Navarro explicó que es cierto que hay departamentos en los que prácticamente no hay mujeres y que sí hay, en general, una valoración inferior de su trabajo, tanto por parte de los mandos como de la sociedad: “La mujer tiene que demostrar lo que al hombre se le supone”, concluyó al respecto.

IMG_20140408_203110

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s