Carmen Gil: “A escribir se aprende leyendo”

6 A medio camino entre una sesión de cuentacuentos, un encuentro literario, una firma de libros y una entrevista íntima, Carmen Gil cerró el programa de LecturArte con tres encuentros en los que participaron más de un centenar de niños de Primaria de los colegios azudenses.

Gil contó, cantó, narró y recitó en tres sesiones llenas de magia. Y no solo porque la fuerza que transmite la au1tora de Brujas lo llenara todo, sino porque esta escritora-poeta-maga puso en práctica algunos trucos que dejaron boquiabiertos a los asistentes. De hecho, su afición por la magia protagonizó una de las preguntas de uno de los participantes: “¿Cómo se te ocurrió ser poeta-maga?”. A lo que la autora respondió que “soy poco maga pero me gusta mucho y por eso incluyo algunos toques de magia en los encuentros con mis lectores”.

Esa no fue la única pregunta que los pequeños lectores hicieron a la autora: cuestiones como por qué quiso escritora o sobre su forma de afrontar la escritura tampoco faltaron. Respondiéndolas, Carmen Gil confesó que “yo nunca pensé en ser escritora pero, yo soy profesora, y escribía poemas y cuentos para mis niños. Se los daba, sin decirles que era yo quien los hacía, y como les gustaban, seguía escribiendo. Alguien me propuso publicar… y así nació El fantasma con asma, hace ahora diez años”. Diez años que han dado para mucho: para publicar cien libros diferentes, algunos tan inolvidables como Brujas o La princesa que bostezaba a todas horas.

Gil continuó explicando que el secreto para haber cumplido su “centésimo cumplelibros” es “trabajar, trabajar y trabajar. Trabajar muchísimo. Por ejemplo, yo voy al Mercadona y voy pensando en mis personajes y paseo por la orilla del mar con una grabadora en la mano y no hablo con mi marido de si hay que comprar tal o arreglar cual, hablo de brujas, de hadas, de monstruos…”. Su vitalidad contagiosa sedujo a más de uno por lo que también tuvo que2 responder a la pregunta sobre cómo se aprende a escribir: “A escribir se aprende leyendo. Me gusta mucho leer, más que escribir. Siempre voy con mi e-book a todas partes y ahí tengo montones de libros. Así no me aburro nunca”.

De igual manera, la autora puso de manifiesto la nota en común que tienen el baile, la canción y la escritura de poemas: la musicalidad. Y aseguró que lo que pone en marcha la chispa de su inspiración son los personajes torpes.

Unos personajes que reconstruyó, a fuerza de magia e imaginación, en Azuqueca, en tres sesiones muy participativas que tuvieron mucho de creatividad y diversión pero también su puntito de solidaridad: Carmen Gil explicó que participa en una iniciativa de Unicef para la que ha escrito tres cuentos que profundizan en problemas del Tercer Mundo tales como la falta de agua, el trabajo infantil o la desnutrición.

Tres trabajos que se suman a la larga lista de personajes, historias y poemas que han salido de la cabeza de Carmen Gil. Una cabeza llena de creatividad y energía a la que, sin 3embargo, también le cuesta sacar adelante tanta maravilla:

– ¿Cómo se te ocurren las historias? – le preguntó uno de los niños

– Pensando mucho -respondió la escritora.

– ¿Y te ha dolido la cabeza alguna vez de tanto pensar? – quiso saber otro de los participantes.

– Sí, a veces sí… – contestó Carmen Gil con honestidad y sin poder contener la risa. Gajes del oficio.

4

7

5

Anuncios

Entrevista a Carmen Gil: “¡Me encanta poner a todo el mundo en zapatillas!”

FOTO2013

Carmen Gil es una de las autoras más prolíficas y ricas de la literatura infantil y juvenil española, un alma inquieta que no se queda anclada en ningún género en concreto sino que coquetea con la poesía, la narración, el teatro… ¡y hasta la magia! Lo mejor de todo: que su coqueteo tiene fruto y acaba enamorando a quien se cruza en su camino.

  • ¿Qué tiene su obra para enamorar así?
  • Habría que preguntárselo a los lectores, ¿no? Mis editoras hablan de frescura, gracia e ingenio. En eso algo tendrá que ver el ser gaditana, el gaditano tiene un sentido del humor especial que le ayuda afrontar los problemas. Lo que sí puedo asegurarte es que siento un profundo respeto por mis lectores. Para escribir para niños no hay que convertirse en niño; pero sí  entablar una relación de empatía con ellos, que ha de fluir espontáneamente, y que en ningún caso se puede forzar.
  • Quizá su secreto esté en esa vitalidad que regala a quien la mira, a quien la escucha, a quien la lee… ¿De dónde saca tanta fuerza?
  • De la ilusión y el entusiasmo. Soy una persona apasionada y cuando creo en algo, no sé medir, me doy entera. Y creo que esa entrega tiene un efecto bumerán.
  • En Azuqueca sabemos de lo que hablamos: entre otras actividades y lecturas en colegios, en la biblioteca o en casa, varias de sus obras han sido contadas en Una Merienda de Cuentos y los niños se han quedado fascinados con historias como La sonrisa de Daniela, El fantasma con asma o La princesa que bostezaba a todas horas. Son libros que mezclan a la perfección una chispita de humor, un toque de realidad, otro pellizquito de fantasía y, sobre todo, una gran dosis de magia, de la magia que surge del cariño y del calor humano. ¿De dónde nacen estas historias tan especiales?
  • Del corazón. Y dicen que lo que nace del corazón llega al corazón. Aunque esté escribiendo de un hada que está estrenando varita, de un fantasma al que le ha encogido la sábana y ahora asusta en minifalda o de un sapo que por nada del mundo quiere convertirse en príncipe, no puedo evitar plasmar en mis escritos aquello que amo y aquello en lo que creo. En mi literatura abundan, por ejemplo,  los antihéroes. ¡Y me encanta poner el mundo en zapatillas!
  • Y no se conforma solo con habernos enamorado. ¡Ahora viene a hechizarnos! ¿Cómo será Brujas, el espectáculo que ofrecerá en Azuqueca los próximos 3 y 4 de marzo?
  • Será un encuentro con lectores en el que acercaré mi obra a los niños a través de música, juegos, poesía, canciones… ¡y hasta un poquito de magia!
  • Pero estas brujas que usted traerá consigo… ¿son tan malas como siempre o son tan humanas como suelen ser los protagonistas de sus obras, a los que baja del pedestal para que descubran que ser normal y corriente también tiene sus ventajas?
  • Bueno, como os decía antes, son brujas en zapatillas, con necesidades cotidianas, como ir al híper brujesco a hacer la compra o practicar para sacarse el carné de conducir escobas.
  • En sus obras, conjuga el universo tradicional infantil (con sus brujas, sus princesas, sus monstruos, superhéroes, piratas, hadas, caballeros…) con la realidad cotidiana de hoy en día, la que los niños ven, oyen, sienten y experimentan cada día (con sus resfriados, sus bostezos, su internet, sus inseguridades, sus miedos… ¡y sus zapatillas!). ¿Cómo consigue que ambos universos no choquen y explosionen?
  • Bueno, tampoco lo hacen en la vida diaria, donde conviven perfectamente (yo diría que necesariamente) realidad y fantasía. Acabo de publicar un libro con la editorial Cuento de Luz que habla precisamente de eso, de las cosas del aire, esas que nadie ve, pero existen. ¡Y que forman parte de nuestra vida!
  • Y lo mejor: no sólo es capaz de hacernos reír, de enamorarnos y de sorprendernos… es que además es capaz de transmitir valores y pequeñas enseñanzas que nos ayuden en nuestro camino, tanto a grandes como a pequeños. ¿Cómo consigue deslizar, así, casi sin que nos demos cuenta, lecciones tan grandes en cuentos y poemas tan pequeños?
  • Con naturalidad. La escritura es una necesidad de comunicación, de expresión. Si escribes es porque tienes algo que decir a los demás.  El afecto físico, la autoestima, el respeto a las diferencias, la alegría…  dan vueltas en mi cabeza. Y también vuelan entre las líneas de mis textos.
  •  ¿Por qué optó por la literatura infantil y juvenil y no por otros caminos de la literatura o de la cultura?
  • ¡Me gustaba hacer tantas cosas…!: me cosía mi ropa, fabricaba títeres, modelaba figuras de barro, diseñaba abalorios, escribía versos… En fin, un poquito de todo. Por otra parte, siempre me gustaron mucho los libros y los niños, así que unir mis dos pasiones fue algo natural. En cuanto empecé a trabajar como maestra, comencé a escribir para mis alumnos. Les daba mis textos sin revelar mi autoría. Comprobar que les gustaban me animaba a seguir escribiendo
  • ¿Qué tiene de especial hacer reír a un niño? ¿O hacerle soñar? ¿O hacerle pensar? ¿O todas esas cosas que usted consigue con sus obras?
  • ¡Hace cosquillas por dentro! Cuando acudo a los encuentros y veo cómo los niños aprietan mis libros contra su pecho; cuando una madre me cuenta que ha traído a su hijo con fiebre porque no podía perderse mi visita; cuando descubro que se han aprendido de memoria mis poemas, ¡y sin que nadie los haya obligado!; cuando se van felices con mi firma, como el que posee el mayor de los tesoros;  cuando un grupo de maestros decide ponerle mi nombre a su cole…, ¡llego a tocar las nubes con las puntas de los dedos!
  •  Y el secreto más secreto de todos los secretos: ¿cómo es capaz de conseguir que los adultos redescubran el niño que llevan dentro? ¿Brujería?
  • Esa capacidad de sorprenderse, de disfrutar de las cosas pequeñas, de entregarse sin reservas, de gozar sin necesidad de producir, de creer en la magia de la vida…, tan propia de los niños, también se conserva en el corazón de los adultos. Sólo es cuestión de dar con ella.

Más información sobre la autora en poemitas.com.

CARMEN GIL VISITARÁ AZUQUECA DE HENARES el 19 DE MAYO (ENCUENTROS CONCERTADOS CON LOS COLEGIOS DE LA LOCALIDAD)